13 nov. 2011

El maestro de las Actas de Reuniones

Hasta ahora, como Jerenta en una consultora, no es que me considerase Miguel Delibes, pero creía que se me había pegado algo del estilo, gracia y retórica de mis "senseis" (maestros) a la hora de redactar contratos, actas, mails con malas noticias y esas cosas... Pero nada más lejos de la realidad... estaba en un completo error...

Sí, estaba muy equivocada. Mis actas anteriores no tienen chispa, arte, sentido ni razón de existir. Soy menos que un moco, estoy deprimida, de bajón. Tengo mucho que aprender... No sé cómo respiro el aire, sin merecerlo... No me leáis, no me miréis, dejadme en un eterno letargo hasta que la muerte me encuentre... 

Y todo porque acabo de descubrir la verdadera razón de ser de un Acta. He descubierto al Maestro de los Maestros, el  "Yoda" de los escribanos. 

Siento no poder decir su nombre, evidentemente le debo confidencialidad, además de que no desea que Sálvame Deluxe le llame para explicar sus dones con la pluma, así que debo mantener su anonimato. Lo que sí me ha permitido es mostraros una pequeña dosis de su arte inconmensuarable. Lógicamente, todos los datos del siguiente acta son falsos, todo es inventado. Os muestro su maravillosa forma de relatar, sin desperdicio:


"El día 14 de marzo de 2011, el panadero D. Mateo Rosales Jiménez, que se encontraba contratado por la Panadería La Buena Masa, ubicada en la C/María de los Rosales, nº 124.584 de Ciudad Real, al cumplir la edad reglamentaria pasó a la situación de prejubilado, manteniendo su residencia en la C/Jerónimo el Paleto, nº 21.458.965 de la misma ciudad.

Mateo, que es socio solidario de la Asociación de Panaderos de Ciudad Real, está adornado de virtudes que con toda naturalidad proyecta hacia sus compañeros, por lo cual goza de gran predicamento entre ellos, al tiempo que con su jefe ha mantenido con elegancia una subordinación basada en la lealtad firme y coherente; de la misma forma con los asociados y el resto de la sociedad en la que se desenvuelve practica unas normas sociales que destacan por su sensatez, discreción y afabilidad.

El día 5 de junio, sus compañeros de panadería, entre los que se encuentra su jefe, Mariano Melones, organizaron a  modo de homenaje un almuerzo en el restaurante El Panadero Feliz, sito en el Camino de los Felices, s/n, pedanía de Marroneros (Ciudad Real), donde Mateo y Fina (su simpática y dinámica esposa) fueron los invitados de honor, recibiendo con la sola presencia de los asistentes, algunos inesperados, una tal satisfacción que, emocionalmente les hacía estar en un estado de anonadación. Entre estos asistentes hay que destacar a sus hijos Jose Miguel y Jessica, acompañados de sus resepectivos cónyuges y sus 24 hijos, así como los consuegros del homenajeado.

A la vista de tan entrañabe acto, que reunió al jefe, panaderos, dependientes, mozos de almacén, y paisanos de diversas calles del barrio en número superior a 100, entre los que se encontraban Paco el Panochas, Josele el Descalzo, Antonio Pingarejo, Manolo el del Bombo y Kiko Rivera con la Jessi (como no, contando como siempre divertidas anécdotas de sus mejores fiestas). Podemos decir a Mateo que goce del tiempo que ahora puede dedicar totamente a su familia y a relacionarse relajadamente con sus amigos y compañeros, que le quieren y tienen en tan alta estima.

Mateo, el gremio panadero te desea mucha felicidad en tu nueva situación. Enhorabuena."


Espera un momento!! Lo tengo!!! Sólo tengo que seguir los pasos de mi nuevo Sensei. Eso es, no todo está perdido. Sólo tengo que seguirle fielmente y tendré su éxito y sapiencia!!!  

Nada en mí volverá a ser lo mismo: mis actas cambiarán radicalmente bajo la luz de este descubrimiento. Aún tengo salvación! Esperad, sólo tengo que practicar un poco y alcanzaré su nivel!!!  


TOMADLO COMO UNA DULCE AMENAZA...    ;-)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada