10 ene. 2012

La CRISIS que nos parió

No sé de dónde venimos ni hacia dónde vamos, pero sí sé que el barco en el que navegamos está bien jodido. Al pan, pan, y al vino, vino.

Hace unos pocos años, en la carrera (empresariales), estudié algo de macroeconomía. Decían algo de unas complejas ecuaciones sobre demanda nacional, curvas LS o exportaciones. No puedo decir que recuerde mucho de estos temas, pero puedo hablar tanto o más que muchos políticos de renombre (Sarkozy y Zapatero son agobados y Merkel es química -¡!-), porque el panorama en el que nos han metido entre todos me hace "sangrar" tanto como a cualquier otro.

No pretendo particularizar, porque es imposible, pero creo que el refrán que mejor define la situación es: "entre todos la mataron y ella sola se murió". ¿De quién es la culpa entonces?

¿De los constructores? Quizá por crear esa famosa burbuja, especular e inflar los precios de las viviendas, engañar a muchos cooperativistas, no avalar las cantidades entregadas a cuenta... Puede...

¿De los bancos? Por dar préstamos a mansalva con la sólida garantía que ofrece la firma, por ejemplo, de Pocoyó. ¿Por pedir, pedir y pedir ayudas para no quebrar y pagar, pagar y pagar a sus inútiles dirigentes de forma descarada y vergonzosa?... Tal vez...

¿De los empresarios? ¿Por jugar con las cartas de la baraja (uséase empleados, entidades financieras, instituciones públicas, etc) buscando salvaguardar su maravilloso y lustroso culete? Ojo, estos simplemente son los más listos, ni más ni menos; todo en pro de su beneficio.  Mmmm...

¿De los que defraudan? A ver... todos aquellos que no pagan impuestos, que aceptan trabajar en B, que no declaran todos sus ingresos en la renta, que no pagan multas porque tienen un amigo del primo del cuñado del sobrino del hermano del concejal de festejos que se la puede quitar... (ya me diréis qué tienen que ver...) Psss...

¿De los trabajadores? Por no tener más remedio que aceptar situaciones ridículas y humillantes sólo porque necesitan llevar un sueldo a casa, por no quejarse a los bancos y creerse inferiores a ellos (cuando realmente ellos son EL CLIENTE), por subirse al carro y pedir préstamos para comprarse una PS3 y un cojín nuevo, por no hacer valer sus derechos como trabajadores... sí, también puede que tengamos culpa...

¿De los políticos? Por no saber donde tienen la mano derecha, por ser los expertos en aquello de "Donde dije digo digo Diego" (véase Rajoy), por saber menos de economía que yo y ser unos bocazas, por gastarse la pasta de todos en drogas y fiestas, por comprarse trajes, por saltarse a la torera la Ley de Contratos del Sector Público... Pero...¿dónde está ese polític@ con un par de narices que sabe lo que hacer con este país? ¿Qué pasa, que no cuenta con apoyos que le aúpen para conseguir una oportunidad? No me creo que no exista nadie capaz de intentarlo!! No me creo que no tengamos una alternativa real!!

Ufff... tengo un problema: me salen demasiados culpables y se me enciende la neura... A ver, que yo me resuma el asunto: estamos yendo todos de cabeza al paro, saturando la Seguridad Social, agotando las prestaciones, asfixiando y matando empresas como a moscas, decapitando a la banca... y todo esto es culpa de todos???

Entonces sí... la CRISIS que nos parío NOS LA HEMOS BUSCADO NOSOTROS.

Pero en todo esto hay un problema mayor: de este doloroso panorama no tienen la culpa las miles de familias y personas que han trabajado duro, en el campo o en la oficina, que han pagado sus impuestos porque creen en el sistema, que no van al médico para no cargar las listas de espera, que pagan los libros de sus hijos con un dolor de riñón, que aceptan las chorradas de sus empresas por menos de mil euros y que confían en los políticos porque no hay otros. Todos estos, perdonad, pero no nos hemos pegado ese festín y, sin embargo, pagamos los platos rotos.

(Lo siento, este no es un blog de política ni nada que se le parezca, voy cortando el rollo).

Ni 15M ni leches, no me identifico con nadie ni nada, simplemente me siento tan ofendida, tocada y defraudada por la avaricia unos cuantos, que he necesitado plasmarlo por escrito para poder entenderlo. Y lo peor es que veo que nadie tiene la solución y que mientras los políticos discuten el sexo de los ángeles, muchas familias tienen que hacer malabarismos día a día para poner un triste yogur de fresa en el frigorífico.

Lo dicho, la CRISIS que nos parió nos va a hundir... ¿y me decís que, de verdad, nadie va a hacer nada?...

(Y ahora suenan mis queridos grillos...)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada